En enero de 1818, en el apogeo de su fama europea, Antonio Canova firmó un contrato por un inmueble destinado al ejercicio de la escultura.

Esto fue para favorecer a su alumno favorito, el prometedor Adamo Tadolini. Las viviendas, ubicadas en la esquina de Via del Babuino y Via dei Greci en el área de Roma tradicionalmente animada por talleres de artistas, fueron también el sitio donde vivió Canova y ejecutó numerosos encargos.

Al considerar a Adamo el más talentoso de sus alumnos, y tal vez su único heredero espiritual, formó una intensa relación de colaboración.

Desde 1818 hasta 1967, el taller de Via del Babuino permaneció en posesión de cuatro generaciones de escultores pertenecientes a la familia Tadolini.

Mapa: Taller Canova Tadolini
Mapa: Taller Canova Tadolini