Los orígenes de Castelmezzano se remontan al siglo VII a. C. En el siglo XIX, fue un refugio ideal para muchos bandidos debido a su propia ubicación territorial consistente en escondites naturales entre las rocas y la exuberante vegetación.