Prato es la segunda ciudad más grande de la Toscana después de Florencia y es un centro del movimiento de la comida lenta, con muchas especialidades locales, incluido el cantucci, un tipo de biscotti, vendido por panaderos especializados locales.